Este tipo de mecanismos suponen una herramienta útil, complementaria y económica a los paneles de ccata, que además constituyen un proceso largo y costoso. La ‘lengua electrónica’ está compuesta por sensores capaces de reconocer los compuestos responsables de los atributos sensoriales de los AOVEs, es decir, polifenoles como flavonoides, ácidos y alcoholes fenólicos y compuestos volátiles como alcoholes, aldehídos y ésteres.

El dispositivo de la Estación Experimental del Zaidín es un trabajo en colaboración con investigadores de la Universidad de Granada y del Instituto Politécnico de Braganza portugués con el fin de estudiar su capacidad para reproducir el perfil de compuestos fenólicos y volátiles de aceites de oliva virgen extra de la variedad Arbequina.

Aunque no tiene exactamente forma de lengua, sí que detecta ciertos compuestos a través de sus 40 sensores electroquímicos construidos por membranas poliméricas lipídicas, capaces de generar una señal a los compuestos polares en contacto con una solución hidroalcohólica. Gracias a modelos de regresión lineal han podido comprobar que la lengua es capaz de predecir con precisión los compuestos fenólicos responsables de las sensaciones gustativas positivas, aunque con menos acierto los volátiles vinculados al aroma.

Información original: http://www.ideal.es/sociedad/ciencia/prueba-lengua-electronica-20180703210259-nt.html

Fotografía: AFP

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies