No puedo haber mejor despedida que la llevaba a cabo por este grupo tan genial. Además de disfrutar del conocimiento el mundo oleícola, fue una experiencia divertida y muy profesional. Un grupo muy compacto e interesado que trabajó muy bien todos los aceites que se cataron.

Un placer haber compartido con ellos/ellas y la futura catadora que en unos meses nacerá, la última sesión de cata en San Vicente Ferrer. Un espacio que ha servido para «dispersar la semilla» de la inquietud por los vírgenes extra en más de mil personas de todas las nacionalidades.

Gracias a todos/as los que habéis hecho que la Escuela siga creciendo…gracias de todo corazón. La nueva etapa en San Lucas, 3 está ya en marcha.Cyrso iniciación a la cata d aceite en la escuela europea de cata

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies