Ingredientes: 500 gr. de alubia pinta ecológica / aceite de oliva virgen extra / avellanas / pimiento italiano rojo / cebolla y ajo / tomate natural para sofrito / pimentón agridulce / cúrcuma en polvo / comino en polvo / limón

Septiembre marca el inicio del periodo escolar y con él los cambios de hábitos alimentarios del verano. Además con el calor todavía muy presente es complicado introducir la legumbre en la dieta diaria de nuestros hijos (y la nuestra). A petición de mis amigas con hijos e hijas en edad escolar sobre cómo “engañarlos” para comer legumbre, les he propuesto este plato.

La base es como preparar un guiso de alubias tradicional donde cada uno puede usar los ingredientes que le apetezca. Lo bueno del plato es que luego lo transformamos en un falso “Hummus” mucho más divertido de comer y además se toma fresco.

Yo he preparado un sofrito con cebolla, pimiento italiano maduro (rojo) y un majado de avellanas con ajo (todo ello de la huerta ecológica que hemos montado en Finca La Oliveta). Le he añadido un toque de vermut (o vermú) para darle un poco más de complejidad ya que el alcohol se va a evaporar en la cocción.

Le añadimos los tomates de huerta bien rojitos (yo los pelo previamente escalfándolos 30 segundo en agua caliente).

Con todos esos “mimbres” ya veis que son sencillos pero de gran fuerza aromática y nutritiva, los he cocido junto con las alubias. Podéis incorporarle patata y zanahoria, le dará más textura cremosa y un toque más dulce.

Ahora toca hacer el falso “Hummus” ya que dicha receta está elaborada con garbanzos y no con alubias.

Estando caliente nuestro guiso, lo ponemos en el vaso triturador para hacer un puré. Aún no ponemos el resto de ingredientes para no airearlos demasiado. Con nuestro puré base le vamos añadiendo primero el zumo de un limón, luego comino, cúrcuma en polvo y pimentón (si lo añadimos cada uno sucesivamente podremos conseguir el tono que cada uno quiera).

Para darle la textura más cremosa le añadimos aceite de oliva virgen extra en un hilito para que se emulsione mejor. Yo he elegido la cornicabra de “Azulete” donde, además de añadir profundidad de sabor, estoy añadiendo grandes cantidades de vitamina E y polifenoles (ver en su web que no os engaño).

Podéis terminar el plato con cilantro fresco, yo no tenía y lo he acabado con albahaca fresca que cultivo en casa. Lo metemos al frigo para atemperarlo y lo servimos ligeramente refrigerado (si está muy frío perderemos muchos de los componentes aromáticos y no se disfrutará igual).

Espero que os guste y si tenéis alguna duda sobre cómo cocinar con el aceite de oliva virgen extra, escribirme al correo de la Escuela Europea de Cata de Aceite y Oleocultura.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies